5.24.2014

HOMENAJE A MANUEL DATO: UNA TARDE DE POESÍA, MÚSICA Y AMIGOS






























(Algunas fotos de diferentes medios)
-Por Pascual Gómez, miembro de La Sierpe y el Laúd-

Como era de esperar por el contenido y el continente de la propuesta, las personas que han colaborado con el siempre inquieto Grupo de Literatura La Sierpe y el Laúd han sido un acicate de insospechado valor para el homenaje a Manuel Dato.



Un abarrotado aula de Cajamurcia albergó este jueves una de esas citas que trasciende las fronteras de la cultura. Nada une tanto a un grupo de personas, numeroso o reducido, que la amistad. En el ambiente, el recuerdo se mezclaba con la gratitud. Si se escuchaba a la familia del poeta desaparecido, impresionaba la satisfacción y gratitud con las que se tomaron el homenaje.


Cuando se declaman poemas con alma, con estilo, con sentimiento y los recitadores están correctos y entregados, la poesía se apodera del ánimo del público. Es muy fácil hilvanar una crónica con cierto interés cuando lo que sucedió en el recital fue especial. El sentimiento de respeto que sentían cada uno de los participantes por la obra de Dato fue sin duda una de las sensaciones que dejó la velada.

En esta jornada dedicada a su obra poética, tanto publicada como inédita, se pudo escuchar a Ángel Almela, Mercedes Dato, Lola Olivares, Francisco Illán, Rafael Salmerón, Aurora Montoya, Antonio Gómez, Isabel Mascuñán, Domingo Méndez, Daniel J. Rodríguez, Pascual López, Marisa Pino, Rosa Campos y Antonio Guirao, quienes conectaron con los espectadores con poemas que llegaron al corazón de todos. Y es que Manolo es "patrimonio de todos"; por eso la organziación decidió realizar los actos abiertos a la participación de amigos, familiares y colaboradores.

La poesía -también, pero no solo- consiste en dar importancia a las cosas, y más a las en que no siempre se repara. No es que la realidad sea distinta para el poeta y para el hombre corriente. Es diferente la intensidad y la profundidad que le proporciona. Los poemas seleccionados expresan la vivencia y representan la realidad externa de la vida: '.. Solo y viento. Soledad y silencio' (1982), 'Máscaras, presagios, gritos y agüeros' (1982), 'El futuro es un arma cargada de poesía' (1986), 'A dos voces' (1991), 'Aureo' (1996), 'Aquí y ahora' (2002) y 'Last autumn's dream' (2009)

A continuación, el programa lírico empezó con la delicada pieza 'Morgen', de Richard Strauss, donde la artista Patricia Dato, acompañada de Pablo Martínez Pino al piano, dio pruebas de su calidad vocal, a la que siguió 'Après un reve', de Gabriel Fauré, lleno de exquisita elegancia, para continuar con 'Nana', de Manuel de Falla. Uno de los momentos más vibrantes llegó de la mano del aria 'Un bel di vendremo' de la ópera Madama Butterfly, de Giacomo Puccini, donde dio una gran expresión vocal, con contención inicial y más intensa después, finalizando con 'Summertime', de George Gershwin, interpretado con gran sutileza.

El éxito fue total. Bajo los focos la hija del poeta homenajeado, se mostró más entregada que nunca. El dúo arrancó los aplausos desde su primera interpretación. La noche terminó con algunas de esas canciones que el recordado Manuel Dato convirtió en himnos personales, en promesas de vida ya cumplidas, en plegarias íntimas. Y es que la música es la que elige a las personas. Cuando la escuchas y te gusta es porque ya te ha elegido.

EL PRÓXIMO VIERNES OTRO MOMENTO PARA RECORDAR A MANOLO DATO:














1 comentario:

CARLOS GARGALLO dijo...

Siento de todo corazón no poder haber asistido, pero mi alma, os lo aseguro, estuvo entre vosotros. Mil abrazos.