1.07.2013

¡ES CULTURA!, IDIOTA


(Artículo publicado en El Mirador, por Angel Almela, Coordinador de La Sierpe y el Laùd)
Hace unas semanas se dio un hecho -que pasó casi desapercibido- con pocos precedentes en la historia cultural de nuestra ciudad: en una misma semana, y en tres días sucesivos, se presentaron en nuestra ciudad TRES libros de autores ciezanos.
¿Somos conscientes de lo que supone hechos como este y su trascendencia cultural o pensamos que se trata de una pura casualidad? ¿Somos conscientes todos -y nuestras autoridades públicas a la cabeza- del desarrollo literario de nuestra ciudad en los últimos tiempos?... Me gustaría pensar que sí, que tanto el ciudadano de a pié como nuestros grupos sociales y políticos saben lo que supone para la cultura local que conciudadanos nuestros se atrevan a sacar a la luz sus obras escritas y que además lo hagan en un mismo tiempo y ello, dentro de un ambiente cultural super-recortado, pero en un panorama literario local cada vez más amplio, capaz y digno. Me gustaría pensar que el patrimonio cultural de Cieza, y concretamente el literario, está siendo cuidado, divulgado y protegido, pero me temo que no es así, y eso me sigue preocupando.
La cultura es una de las herramientas más poderosas que existe para combatir la frivolidad y las desigualdades. Pero si echamos un vistazo hacia el tipo de cultura de consumo que se nos ofrece desde diferentes organismos, públicos y privados, no nos queda más remedio que estar preocupados. Creo, como Vargas Llosa (en La civilización del espectáculo), que estamos ante el  triunfo de la frivolidad, en el reinado universal del entretenimiento, y que esto nos está llevando a un error sustantivo al considerar y/o confundir cultura con toda Fiesta y  Entretenimiento. Este pensamiento y sus consecuencias están llevando a que la cultura se esté banalizando. Si la cultura pasa a ser una actividad secundaria y relegada al puro campo del entretenimiento, estaríamos ante un panorama que nos debería preocupar, y a la vez, esta tendencia nos debería hacer reflexionar sobre si es eso lo que en verdad queremos.La democratización de la cultura es un hecho deseable y positivo, máxime cuando es un bien de todos que nos ennoblece como personas, pero si no sabemos apreciar y distinguir que la Fiesta es eso, fiesta, y no es per se, Cultura, estamos perdiendo el rumbo, como por cierto en otros ámbitos de la vida cotidiana (recortar o privatizando la Sanidad, recortando en Educación, etc.).
La masificación de la cultura y la ampliación de su acepción hasta el punto en que "todo es cultura", la convierte en una amalgama que la desnaturaliza, y por eso, hechos como el que citaba al principio, la presentación de 3 libros de ciezanos en sucesivos días, puede dejar de tener la importancia que requeriría y pasar a ser valorado como un hecho banal, y por ello fuera de los círculos de valoración social y de protección por parte de todos -las autoridades locales de nuestra ciudad a la cabeza-. Todo lo contrario de otro tipo de actividades que bajo el disfraz de culturales se les protege, ampara y subvenciona generosamente, llevándose los pocos recursos que para Cultura se invierten hoy en día.
Un día es la corrupción vista como natural; otro, la grosería como lengua materna; luego, la trampa política de la manipulación para engañar al ciudadano con promesas nunca cumplidas; siguen los fines privados, intereses a cualquier precio, la vida secuestrada por el lucro, el poder conquistado a golpes de billete o notarías… y junto a esto, la indiferencia o el secuestro de las verdades culturales que algunos creadores poseen y que nos quieren mostrar a todos, a través de la Literatura…, todo un lujo que no debería ser olvidado, que debiera ser valorado, porque lo que no se valora se infravalora.
Hace ya más de 30 años, concretamente desde el año 1980, el Grupo de Literatura La Sierpe y el Laúd, ha ido construyendo proyectos literarios que difunden diferentes trabajos creativos, dignos. A sus obras y autores, en Cieza se van sumando otros que, fuera de este grupo, también escriben y publican obra literaria (e incluso una editorial se abre paso desde aquí), y todos juntos conforman un patrimonio cultural digno de trascender y cuidar, de mimar y proteger más allá de otras manifestaciones, a las que sí se apoya y de dudosa significación cultural. Que tres autores ciezanos hayan coincidido en la presentación de sus libros en tres días sucesivos dentro de una misma semana en Cieza, nos está diciendo algo, nos manda un mensaje que todos deberían leer, porque es importante,….¡es Cultura!, idiota. La Literatura en Cieza debería ser algo más que un hecho casual. Hay demasiados buenos escritores y demasiadas obras dignas como para hacer algo más que tener noticias de.
Hace unos meses estuvimos en Albacete invitados por el Ayuntamiento de allí, presentando nuestros libros y nuestra obra, y ningún grupo social y político nos acompañó ni se interesó por ello. Hace unos días presentamos el décimo número de nuestra Colección de Libros ACANTO en Cieza y en Murcia, y además con un libro de un poeta ciezano, y ninguna autoridad local se acercó o nos comentó nada, siquiera para manifestar el orgullo que sin embargo nosotros sí sentimos por el importante acervo cultural y  patrimonial manifiesto que la Literatura Local posee, algo digno de conocer, estudiar y apoya. Pues eso, frente a la banalización de la cultura, hoy más que nunca habría que decir aquello de: ¡es Cultura!, idiota.


4 comentarios:

Mariano Sanz dijo...

Verdaderamente es dramático que nuestros representantes politicos se desentiendan como lo hacen de los hechos culturales "a ras de suelo" como los que mencionas. Se preocupan de la fanfarria, de campañas fantasmas como lo de Murcia no tipycal que cuestan millones y se quedan insensibles ante esas manifestaciones a que te refieres y otras muchas que han sucedido en Murcia en estos ultimos meses. Si ampliaras el foco a los libros que se han presentado en Murcia de autores murcianos desde el mes de septiembre, te quedarias perplejo. Saludos y ánimo.



Ismael Quijada dijo...

Lo primero que quiero decir es que la Fiesta pertenece, en un principio, al ámbito cultural, pero ha sido simplemente degradada a un encuentro de comer y beber. Lo segundo es que no podemos confiar en la autoridad, pues solo sirve a sus propios intereses. Lo tercero es que estos actos solo sirven para que el autor hable de su nueva publicación y se comunique con sus lectores. ¿De verdad creéis que promocionando estos eventos mediante autoridad lograréis restaurar la cultura corrompida por el materialismo? Es inútil llevar la Poesía a estos tipos de eventos puntuales, pues quedará recluida en los libros y en esos salones donde ir ocasionalmente a buscar poesía. La Poesía debe salir a la calle, cobrar vida y recuperar su naturaleza mística. Y para ello, no sirve la palabra escrita, sino que la Poesía debe desarrollarse en el espacio y utilizar todos sus ámbitos: danza,música, palabra oral, gestos, lenguaje plástico, etc. Lo necesario es teatro callejero que invada los espacios públicos con poesía. Aunque no será nada fácil esta empresa.

José Ato dijo...

Tal vez tendríamos que preguntarnos, Ángel, que entendemos hoy, en pleno siglo XXI, por “cultura” ¿escribir libros en papel? ¿Telecinco? ¿pintar cuadros en lienzos? ¿ser muy popular en Facebook? ¿admirar a Belén Esteban? ¿visitar museos? ¿vender mucho? ¿Qué cultura es la que nos venden en revistas, televisión, cines…? ¿son los políticos los que “fabrican” para nosotros la cultura que a ellos le interesa?...

Yo personalmente creo que cada uno de nosotros tenemos nuestra propia Cultura, la que nos fabricamos nosotros mismos por nuestra cuenta, la que escogemos nosotros dentro de la gigantesca oferta que el mundo de hoy nos ofrece.
Desde que entramos en la escuela, hasta que salimos de ella, estamos en manos de “ellos” y nuestra formación cultural depende de “ellos”, pero una vez que somos libres, podemos elegir el lugar donde nos sentimos más cómodos, y fabricar nosotros mismos nuestra propia cultura, tal como habéis hecho vosotros, sabiamente, con LA SIERPE Y EL LAUD.

A mi nadie me enseñó a leer a Caballero Bonald, ni a García Lorca, fui yo quien llegó hasta ellos, arrastrado por esa fuerza telúrica de sus palabras.
No creo que la Cultura, con mayúsculas, esté en peligro, por lo menos mientras haya alguien que sienta este tipo de cosas, este tipo de necesidad vital por conocer otros mundos. Mientras haya gente como vosotros, hablando en voz baja desde la Sierpe y el Laud.

Tenemos que ser creativos contra viento y marea, aunque nadie nos escuche, aunque nadie nos lea, tenemos que ser creativos para sentirnos bien nosotros mismos, y no mirar atrás para comprobar si alguien nos sigue.

Un abrazo para todos los miembros de la Sierpe y el Laud.

la sierpe y el laud dijo...

Gracias a todos por vuestras aportaciones.
El artículo, bajo ese título que recoge una frase ya vieja sin ánimo de insulto (evidentemente), trata de hacer una reflexión sobre un hecho que intelectualmente preocupa: la banalización de la cultura.
Nosotros, como bien dice Ato,hemos fabricado una cultura abierta y ética a través de la Literatura, y nos preocupa ver que mucha frivolidad disfrazada de cultura se impone, y como no hay manera de saber qué cosa es cultura, todo lo es y ya nada lo es.